lunes, 16 de febrero de 2009

Siam

La Siam fue la gata que estaba en la farmacia Montserrat y que sirvió de unión entre mis dos colegas de piso.
Era una preciosa gata siamesa, pero como casi todo el día se pasaba encerrada en un rincón oscuro era un poco díscola, aunque muy cariñosa.
María Teresa la quería mucho y ella se dejaba hacer muchos arrumacos.

Le gustaba ponerse sobre la caja registradora porque estaba muy calentita.